jueves, 16 de octubre de 2008

Capítulo 42

Patris no sabía que hacer. Quería pero no podía quitarse de la cabeza a Anne. Entonces decidió dejarse llevar. Hacerle caso a Su. No pensar nada y dejarse llevar. La besó. El besó duró un minuto.
- Ummm besas muy bien!
- No sé...
- Sí, besas muy bien.
- Si tú lo dices!
- Sí. Me gustaría saber qué otras cosas sabes hacer bien.
- Yo...
- Sí. Te apetece que nos vayamos a otro sitio más tranquilo?
- Es que he venido con una amiga.
- Pues dile que nos vamos, seguro que lo entenderá.
- No sé... la verdad... estoy hecha un lío.
- Venga, vámonos.
Patris se acercó donde estaba Su. Le contó lo que Amalín le había sugerido. Su le dijo que ni se lo pensara. Que se fuera. Que se dejara llevar y que no se le ocurriese pensar en Anne para nada.
- Déjate llevar. Hazlo, ella no te merece. Te ha vuelto a engañar. Ya es hora de que seas un poco egoísta y pienses más en ti.
- Su, no es tan fácil.
- Sí qué lo es. Anda vete con ella. Y mañana te llamo y me lo cuentas.
- Su...
- Venga, vete ya!
Se despidieron y Amalín y Patris salieron del pub.
Patris estaba cortada, no sabía qué decir, qué hacer. Amalín era la que decidió llevar la voz cantante. Le propuso ir al hotel donde estaba. Patris le dijo que no estaba segura. Amalín le dijo, que estuviera tranquila, que fueran y que ya verían lo que hacían. Llegaron al hotel. Patris estaba muy nerviosa. Era la primera vez que hacía una cosa así. Era tan tímida.
- Esta es mi habitación. Pasa.
- Amalín no sé si esto...
- Tranquila. Sabes me encanta esa timidez. Me he dado cuenta de que estás temblando.
- Yo...
- Tranquila, no haremos nada que no quieras hacer, aunque lo desee.
- No sé qué decir.
Amalín se acercó a Patris y le dio un beso en la mejilla. La cogió de la mano y se sentaron en la cama. Empezaron a hablar. Patris empezó a contarle lo que le había pasado con Anne. Amalín le dijo que no quería saber nada de esa historia, que quería saber cosas de ella. Saber cómo era, qué le gustaba, qué le divertía... Patris poco a poco fue soltándose. Hablaban y hablaban. Se reían. Así pasó toda la noche hasta que amaneció.
- Vaya ya está amaneciendo.
- Sí, ya está amaneciendo –dijo Amalín-. Patris me ha encantado conocerte. Eres una chica encantadora.
- Gracias. Tú también.
- Gracias.
- Bueno, creo que será mejor que me vaya. Tendrás que dormir.
- No te quieres quedar a dormir conmigo?
- Yo...
- Te apetece o no?
- Yo...
- Venga, vamos a dormir un rato. Es lo que vamos hacer, dormir y ya está. Así descansamos y cuando nos despertemos desayunamos.
Patris aceptó. Se acostaron y al poco rato las dos se quedaron dormidas.
A las doce de la mañana sonó la alarma de un móvil. Era el móvil de Amalín. Se despertaron. Se quedaron mirándose y se sonrieron.
- Buenos días.
- Buenos días, qué tal has dormido?
- Bien.
- Me alegro. Tienes hambre.
- Sí.
- Te parece bien si en vez de bajar a desayunar llamo al servicio de habitaciones y que nos traigan el desayuno aquí?
- Cómo quieras –dijo Patris-.
Amalín llamó, a los diez minutos subieron el desayuno. Mientras desayunaban seguían hablando.
- Sabes...
- Dime.
- Gracias.
- Por qué me das las gracias?
- Por haber hecho que una noche que pensaba que iba a ser una mierda al final no lo fuera.
- Gracias a ti, eres un encanto y me gusta tu forma de ser. Esa timidez. Esa forma con la que cuentas las cosas.
- No sigas diciéndome eso que me pondré roja.
- No, no lo harás.
- Ah no?
- No, ya lo estás!
Las dos se rieron. Después de desayunar. Patris le dijo que tenía que marcharse. Tenía que ir a recoger las cosas porque volvía a casa. Amalín le dijo que por qué no se quedaba a pasar el puente. Patris le dijo que para ella no era tan fácil, por la situación. Amalín le dijo que bien, que decidiera lo que decidiera la entendería.
- Bueno, me gustaría volver a verte.
- A mí también.
- Dame tu número de teléfono así podremos quedar para volver a vernos, si te apetece.
- Claro, te lo doy.
Se intercambiaron los números. Cuando se estaban despidiendo en la puerta, Amalín le dijo:
- Piénsatelo, quédate. Me encantaría que te quedaras. Si cambias de opinión, llámame.
- Vale.

3 comentarios:

Tanais dijo...

Así me gusta, que empìece a espabilar...a ver si se queda...jijijijiiiiji

JD dijo...

que la llame q la llame!!

pequeño desastre dijo...

Esto puede ser el comienzo... de una gran... historia de amor!!! ^^

Y sino... pues por lo menos hace una nueva amiga, no? =D

=)