lunes, 27 de octubre de 2008

Capítulo 3 (I)

Tatau apagó el ordenador y cerró los ojos. Sabía que entrar en el chat era la única forma de desconectar de sus problemas. Esa noche se lo había pasado bien. Había hablado con una chica de Xàbia, bueno eso era lo que le había dicho. No sabía si creérselo o no. Se quedó pensando si volvería a entrar o no. No quería que nadie supiera quien era, porque eso podría agravar sus problemas. Y la verdad es que ya tenía suficientes. De todas formas, estaba intrigada y le gustaría saber quien era esa chica que había conocido en el chat.
Primero, porque le había sorprendido que Patri fuera tan popular en el chat. Desde que había entrado en él, no recordaba haberla visto antes. Y cuando entró todas la saludaron con alegría.
Segundo, porque había puesto en la general una poesía y le había gustado mucho.
Tercero, porque le había insistido en el privado, y después de hablar con ella, estaba intrigada. Quería averiguar más cosas de ella. Quería saber quien era. Había despertado su curiosidad. Y ella era una chica curiosa.
Y cuarto, porque parecía simpática y porque durante la conversación se había reído. Además se había comportado con mucha educación. Y eso lo veía raro, porque a veces en la general leía cosas que la sorprendían por cómo se hablaban unas a las otras.
Así que se acostó y empezó a darle vueltas a la cabeza. Tenía sueño, pero no podía dormirse. Recordaba instantes de la conversación. Y sin darse cuenta una sonrisa aparecía en sus labios. Tardó en dormirse pero al final lo consiguió.
A la mañana siguiente se levantó temprano, a pesar de que no le tocaba trabajar hasta por la tarde. Así que aprovechó la mañana para ir de compras con su madre.
Cuando llegó al trabajo su novia estaba allí. A ella le había tocado el turno de mañana. Así que entraba una y se tenía que ir la otra. Pero su novia no se iba. Se sentaba en la barra del bar y se quedaba un par de horas. Fijándose en lo que hacía. No perdiéndose ningún detalle de sus gestos. De lo que le decían los clientes. No lo podía evitar. Y a veces, de vez en cuando, interpretaba algo que no había pasado.
Mión -que así era como se llamaba su novia-, le dijo antes de marcharse:
- Después pasaré a por ti y te acompañaré a casa.
- No hace falta que vengas.
- Te he dicho que vendré a por ti y no se hable más.
- Vale como quieras.
La tarde fue tranquila. Como de costumbre. Las señoras llegaban sobre las cinco y media, después de recoger a los niños del colegio y se tomaban un café o un té. Pero después sobre las nueve se había animado bastante. Como era lógico, la gente después de finalizar su jornada laboral, iba a tomarse algo. Unas cervezas y algo para picar.
La cafetería cerraba a las once. Así que a las diez y media ya estaba Mión allí como un clavo. Los compañeros de trabajo entre risas le decían “ya tienes a tu sargento ahí”. Ella callaba, pero en el fondo sabía que tenían razón. No entendía por qué no podía irse a casa con Pepe, que vivía dos portales más abajo. Pero tan sólo una vez se le ocurrió decírselo. Uff la que le armó. Así que para que volvérselo a repetir, era mejor aceptar lo que dijera sin replicar, porque no le gustaba hacerla enfadar. Tenía el genio muy corto. Lo sabía pero la aceptaba así porque era su novia.
Cuando salieron del trabajo, Mión acompañó a Tatau a su casa. Después cuando ella se iba a la suya lo primero que hacía después de llegar era llamarla por teléfono y preguntar qué estaba haciendo. Tatau le respondía que mirando la tele en su cuarto. No era verdad, pero no le podía decir que acababa de encender el ordenador y se iba a conectar a un chat. Si se lo hubiera dicho, seguramente se hubiera presentado en su casa y le habría tirado el ordenador por la ventana. Así que era mejor así.

10 comentarios:

Lun@ dijo...

Vaaaaya con Mión!!!!!!!!
Sargento no sé, pero intimidatoria, mucho!!!!!

Un petò.

Suassi dijo...

Ya irás descubriéndola!

Besets

pequeño desastre dijo...

Pues sí... un poco sargento sí es, pero bueno... a ver cómo se van desarrollando las cosas, que yo nunca juzgo sin saber bien... que siempre me equivoco xD

Gracias por el consejo sobre el CAP y tal... me he agobiado porque todo lo decido mañana, porque me matriculo mañana del CAP, porque después tengo la entrevista y después empiezo mi primera clase... son cosas nuevas y hasta que no pasa el día... pues ando dándole vueltas... supongo que hasta cierta medida son normales esos "miedos" o yo qué sé... xD

Besicos ^^

lylo dijo...

Pues si da miedito la Mion esta eh? no me gustaria tenerla cerca....


Besitos!

Canby dijo...

Y porque si no estamos agusto con una relacion aguantamos???aqui dejo mi pregunta

Anubis dijo...

Bueno una pregunta de estas tontas pero que viene a mi cabeza de curiosa perdida: los nombres de las protagonistas de dónde los sacas?

Suassi dijo...

Voy a intentar daros respuestas.

Canby, la respuesta es -según ella-costumbre.

Anubis, es bien fácil. Tatau porque es así como le llama su sobrino; Mión, porque Camión quedaba muy mal, y es una camionera (con perdón a las camionera). El nombre de la otra chicas del chat, son los nicks que utilizaban ellas. Y el resto, se llaman así.

Luna por cierto, que no te contesté. No sé si será la misma Ada o no, porque no recuerdo de dónde era. Sé que la conozco del chicachica.com y después cuando dejó de funcionar el chicachica nos pasamos al de vulcanas. Pero no recuerdo bien. Pero si quieres te lo puedo averiguar.

Besets

JD dijo...

joder sargento vaya telaaa asi no se puede vivir madre de dios. ahora voy a mear, ahora me voy a poner el pijama... joee

Tanais dijo...

Bufff, menuda vida chica...sabes? cd te leo visualizo el bar y todo...y la veo a ella tambien...ayyy suassi q creo que ya se lo que vas a contar el viernes...jajajajajjaa

Lun@ dijo...

No, no hace falta que averigues nada, sólo era un comentario por coincidencia. Nada más.

Un petò