miércoles, 15 de octubre de 2008

Capítulo 41

Patris cogió el coche y se fue al hostal, pero no al hostal donde se quedaba Su. La llamó y quedaron en verse para cenar. Le dijo que antes no porque prefería estar un rato a solas, descansar. Su le dijo que igual era mejor que no estuviera a solas, para que no se calentara la cabeza. Patris le dijo que prefería estar sola, pero que se quedaba y que quedaría con ella. Su le dijo que se diera un baño, se relajara y que se pusiera las pilas. Quedaron a las diez de la noche en la Plaza del Pilar. Patris colgó el teléfono, puso la alarma a las nueve, se recostó en la cama y cerró los ojos.
Su estaba esperando a Patris. A la hora prevista y con la puntualidad que la caracterizaba Patris llegó.
- Cómo estás?
- Jodida, Su, ya lo sabes.
- Patris debes hacerlo. Debes darle una lección y después olvidarte de ella para siempre. No te merece, te lo ha demostrado.
- Ya.
- Te está jodiendo la vida, no te das cuenta?
- Sí, me la está jodiendo. Su, por qué soy tan gilipollas?
- No eres gilipollas, simplemente eres tonta. Estás enamorada y estás cegata.
- Ya, es como ese dicho que dice el amor es ciego pero los vecinos no.
- Exacto.
- Su, dime por qué me tiene que suceder siempre a mí. No tendré suerte en esto del amor?
- Sí la tendrás. Encontrarás a alguien que de verdad te merezca. Ya verás.
- No lo creo. Siempre que me enamoro de alguien...
- Patris, venga no le des más vueltas a la cabeza. Vamos a comer algo y después a tomar unas copas.
- Vale, vamos a comer algo.
Se fueron a un restaurante de tapas. Después de cenar se marcharon a un pub de ambiente. Entraron se fueron a la barra a pedir.
- Qué os pongo? –dijo la camarera-.
- Un ron cacique con naranja.
- A mí una coca cola.
- No, coca cola no. Ponle lo mismo que a mí.
- Su, sabes que no bebo!
- Esta noche sí. Creo que un cubata no te vendrá nada mal.
- Si me bebo un cubata me emborracharé.
- Tal vez eso es lo que te hace falta. Emborracharte y también liarte con alguien.
- Sabes que no lo voy hacer.
- Ya veremos!
Empezaron a beber. Después salieron a bailar. Patris estaba medio mareada, no estaba acostumbrada a beber alcohol. Su la miraba y se reía. Estaba muy graciosa. Tenía esa forma tan especial de bailar. Patris siguió bailando.
- Hola, sabes que me gusta como bailas!
- jajaja, te gusta como bailo!
- Sí, sí.
- Pero si soy arrítmica. No se bailar!
- Pues para no saber bailar, lo haces muy bien.
- jajaja, si tú lo dices!
- Oye te invito a una copa.
- Creo que con la que me he bebido ya tengo suficiente.
Su, le hizo un gesto con la cabeza para decirle que se fuera con ella. Patris no sabía que hacer. La chica insistió.
- Venga vamos, si sólo es una copa!
- Vale.
Se fueron a la barra. Allí empezaron a hablar.
- De dónde eres?
- Valenciana y tú?
- Yo también! He venido a pasar el puente. Tú también?
- Sí, he venido a pasa el puente con mi novia pero ella tenía otros planes.
- Otros planes?
- Sí, otro planes. Se ha liado con otra!
- Vaya, lo siento.
- No pasa nada, ya estoy acostumbrada. Soy gilipollas!
- Gilipollas? No digas eso, mujer!
- Si es lo que soy. Ya ves eso es lo que soy.
- Pues tu novia es tonta del culo!
- Por qué dices eso?
- Pues porque si fueras mi novia yo no te dejaría escapar.
Patris se ruborizó, se puso roja. No sabía que decir.
- Por cierto me llamo Amalín.
- Patris.
- Encantada.
- Igualmente.
Continuaron hablando. Su las observaba. Veía cómo Patris se reía. La copa le había sentado bien y el conocer a esa chica también. Empezó a sonar una canción lenta.
- Te apetece bailar –le dijo Amalín-.
- No sé.
- Cómo que no sabes. Venga vamos a bailar.
- Vale.
Salieron a la pista. Empezaron a bailar. Estaban bailando muy juntas. Amalín empezó a acariciarle el pelo. Patris no sabía qué hacer. La situación para ella era nueva. Estaba nerviosa. Amalín siguió acariciándole el pelo con una mano y con la otra le pasaba la mano por la espalda. Patris sintió un escalofrío. No sabía por qué. Amalín cada vez estaba más cerca, podía notar todo su cuerpo. Entonces notó sus labios en su cuello. Se estremeció. Sintió como su cuerpo se electrizaba. Cerró los ojos y decidió seguir bailando, y continuó sintiendo esa sensación extraña. Se dejó llevar y cuando terminó la canción, siguieron abrazadas. Se separaron y Amalín le dio un beso. Patris no sabía que hacer. Le apetecía besarla también pero le vino el recuerdo de Anne.
- Lo siento no puedo.
- No te apetece?
- Sí, me apetece pero...
- Déjate llevar. Venga, me apetece volver a besarte. Que me beses.

9 comentarios:

Tanais dijo...

jajajajaja que si que si! que se lie con Amalín!!!! y que se la lleve al hostal claro...ahora solo falta que Anne entre y las pille! A Despe le hablo de tu novela y dice que si esta tan interesante cuando la termines se la va a leer entera jajajajajaja

JD dijo...

ala suassi tu como siempre en lo mas interasante!!! no creo que entre anne en ese momento mucha casualidad no??

pequeño desastre dijo...

Pues sí, que se dé una alegría al cuerpo que bastante ha sufrido ya... aunque creo que no irá mucho más allá porque ella sí está enamorada de Anne...

A ver cómo sigue esto que está en lo más interesante!!! =D

^^

Suassi dijo...

No os podréis quejar, que ayer os dejé dos capítulos!!!

Bueno, si la quiere leer toda de un tirón me lo dices y os la envio por correo electrónico!!!

Bueno, esta noche os pondré un nuevo capítulo. Y a ver qué pasa!!!

dorle dijo...

xDDDDDDDD que gustazo entrar y tener tanto que leer!

lylo dijo...

VAya vueltas que da la historia, es impresionante!

No quiero que acabe!!!

BEsitos.

M dijo...

Que de cosas han pasado en estos últimos capítulos. Ya estoy deseando leer el siguiente.
Que mala "pécora" (por no decir algo peor) Anne.

Canby dijo...

Q facilidad tienen las protas para encontrar a alguien con quien liarse,a mi eso no me pasa eh jajaja.

Arrítmica dijo...

Anda! Arritmica! como yo ;)