sábado, 2 de agosto de 2008

Capítulo 15

El teléfono de Anne sonó. Era Ali. Anne miró a Patris y le dijo:
- Bueno, ya conoces a mis amigas, no?
- Sí, por?
- Porque es Ali, así que supongo que querrá saber qué tal ha ido todo.
- Bueno, es evidente que tienen bien claro que hemos pasado la noche juntas.
- Sí, claro, claro. Pero son muy cotillas y ya verás como si contesto empieza a bombardearme.
- Cielo, contesta.
Anne descolgó el teléfono.
- Hola, Ali.
- Hola, Anne. Oye cómo ha ido todo?
- Muy bien. No pretenderás que te lo cuente ahora, no?
- Mujer, tú que crees?
- Jajaja, conociéndote como te conozco? Creo que sí, pero va a ser que no. Quiero aprovechar el máximo tiempo que pueda para estar con Patris. Te prometo que ya te contaré lo que ha pasado, vale.
- Vale.
- Ah, pero no entraré en detalles!!!
- Vale, vale, los detalles no, pero me tienes que contar que tal!
Patris cogió el teléfono y saludó a Ali. Le dijo que lo sentía pero que le iba a robar a su amiga. Se despidió y colgó. Anne sonrió. Hasta en eso Patris era un encanto. Le había dicho de una forma delicada a su amiga que las dejara en paz.
Volvieron a besarse. Patris acariciaba la espalda de Anne. Y empezaron hablar.
- Cielo, te ha gustado que te sorprendiera?
- Sí, me ha gustado.
- Espera medio minuto, que tengo otra sorpresa para ti.
- Otra sorpresa para mí.
- Sí.
- No sé cual será la sorpresa pero seguro que me gusta.
- Bueno, en diez segundos la sabrás. Diez, nueve, ocho, siete, seis, cinco, cuatro, tres, dos, uno, y....
Llamaron a la puerta de la habitación. Patris le pidió a Anne que abriera ella la puerta. Anne se levantó. Se puso la blusa y los vaqueros. Y abrió la puerta. No se lo podía creer. De nuevo Patris la había sorprendido.
- Gracias!
- Te gustan?
- Sí, son preciosas. Es la primera vez que me regalan un ramo de rosas.
- Sí? Nadie te había regalado nunca un ramo de rosas?
- No, nadie.
- Vaya empiezo a darme cuenta de que soy la primera en muchas cosas.
- Sí, eres la primera en casi todo. Has sido la primera persona que me ha escrito una poesía. La primera mujer que me ha besado. La primera que me hecho el amor. Y la primera que me ha regalado un ramo de rosas.
- Bueno, y eso te gusta. Te gusta que haya sido la primera en esas cosas.
- Claro, me encanta. Te quiero.
- Has leído la tarjetita?
- Vaya, no me había dado cuenta de que tenía una tarjetita.
- Pues debe estar.
- Sí, aquí está.
Anne leyó lo que ponía la tarjeta:
“Me acaricias por dentro. Te quiero. Gracias por hacerme tan feliz”.
Anne miró a Patris. Patris estaba mirándola. Sonreía.
- Y?
- Y?
- Sí, si te ha gustado la dedicatoria.
- Claro, me ha encantado!
- Anda ven. Me quieres dar un beso?
- No, no te quiero dar un beso.
- No?
- No, te quiero dar cientos.

3 comentarios:

M dijo...

¿¿Dónde hay q firmar para tener un fin de semana como ese???

Ya estoy impaciente por saber como sigue.

el_deseo dijo...

jajjajaj no veas suassi,como van subiendo las fanes de tu novela eh xDDDD
k bonito la cuenta atras acia ese ramo de rosas.
a ver si hablamos y te cuento novedades.
x si akaso no coincidimos,buen empiece de semana amore

Suassi dijo...

Hola, eso parece, creo que ya sois cuatro la que la leeís.

La verdad es que no te puedo decir dónde hay que firmar pero... eso es lo que tiene tropezar con alguien romántica como yo! jajaja

Esta noche os pongo el 16. Creo que a partir de ahora llega lo mejor de la novela. Espero conseguir sorprenderos.

Gracias por leerla y ya me iréis diciendo!