lunes, 18 de agosto de 2008

Capítulo 21

Patris se derrumbó en la cama. Anne se acercó a ella y empezó a acariciarle la mejilla. A secarle las lágrimas que brotaban de sus ojos. Patris la miraba. No había odio en su mirada, la quería demasiado. Anne besó a Patris, pero ella no le devolvió el beso. La volvió a besar una y otra vez. Patris iba sucumbiendo a los besos, no quería pero no podía resistirse. Anne la volvió a besar y Patris ya no pudo aguantar más y la besó.
- Lo siento. No debía haberlo hecho.
- No, no debías haberlo hecho.
- Patris, Patris...
- Anne tienes que marcharte.
- Déjame que me quede contigo.
- Para qué?
- Para demostrarte que te quiero.
- Qué quieres Anne?
- Me gustaría hacer el amor contigo.
- Y a mí, pero no puedo. Sólo de pensar que otra te ha tenido entre sus brazos...
- Por favor, Patris.
- Lo siento Anne, pero no.
- Por favor, déjame que me quede por lo menos contigo. Acostada a tu lado.
Patris rompió a llorar. Al final se quedó dormida. Anne también. Eran las dos y Patris se despertó. Despertó a Anne y le dijo que tenía que volver a casa. Anne le dijo que tenían que hablar.
- Patris tenemos que hablar.
- No, Anne, no quiero hablar.
- Patris... lo tenemos que hacer.
- No, no quiero.
- Por favor...
- Anne, es tarde. Tienes que ir a casa. Tus padres estarán preocupados.
- Pensarán que estoy con mis amigas. Me dejas el móvil y les llamo para decirles que no voy a comer.
- Ahí lo tienes.
Anne llamó a sus padres. Les dijo que se quedaba a comer con sus amigas. Y que no volvería a casa hasta mañana. Patris la estaba escuchando. Eso significaba que se iba a quedar con ella el resto del día y también iba a pasar la noche con ella. Y así fue. Apenas hablaron del tema. Patris no quería hablar de eso.
Amaneció y Patris dijo que tenía que regresar. Anne le preguntó que por qué, que aún le quedaban días de vacaciones. Patris asintió pero le dijo que tenía que volver porque tenía que comprarle a sus sobrinas los regalos de reyes y que no podía quedarse más tiempo.
- Me tengo que ir. No puedo quedarme más tiempo.
- Patris quédate hasta el domingo.
- No, no puedo. Me tengo que ir.
- Vale, como quieras. Cielo... te quiero.
- Lo sé, Anne, lo sé.
- Patris...
- Anne, no digas nada, por favor. No quiero hablar del tema. Lo hecho hecho está. Ha pasado y no hay vuelta atrás.
- Me perdonas?
- Te puedo perdonar Anne, pero sé que no lo voy a olvidar.
- Qué significa eso.
- Significa que cuando me vaya de aquí, será la última vez que nos veamos. Necesito tiempo. Tengo que aclararme. Te quiero con locura pero esto lo ha cambiado todo.
- Joer, Patris... perdona... no volverá a ocurrir. Te quiero, te quiero con locura.
- Anne, lo sé. Pero yo no sé si estoy preparada para seguir con una relación así. No sé qué pensaré si un día te llamo y no me coges el teléfono. No sé si pensare si estarás poniéndome los cuernos o no. Y no quiero eso. No quiero vivir con dudas. No quiero amar con dudas. Por eso necesito que durante un tiempo no hablemos, no nos llamemos. El tiempo al final será el que diga lo que tenga que pasar. Espero que lo entiendas.
- Sí, lo entiendo. Pero... pero... hemos vuelto a amarnos. Hemos hecho el amor... te he sentido, me has sentido...
- Sí, hemos hecho el amor, y también hemos follado. Pero eso no cambia nada de lo que ha pasado, Anne. Sé que ahora necesito pensar y para hacerlo, tengo que estar un tiempo sin saber nada de ti. Lo entiendes?
- Sí, lo entiendo.
- Anne, te quiero. Te quiero con locura y sé que te querré siempre.

3 comentarios:

el_deseo dijo...

ai.....madre mia..esto al final acab como el rosario de la aurora...ay vereis ya ya...modo pitonisa off

Suassi dijo...

Ya veremos si acaba como el rosario de la aurora o no, eso se verá en el próximo capítulo!!!

Ya has vuelto!!!!

Besitos

M dijo...

Aishhhh si es que no podía ser de otro modo, lo que hizo Anne fue muy feo. Veremos que decidé al final Patris.

Tienes razón Suassi, o cambio de actitud o voy a pasarlo fatal. Pero es difícil.

Un besazo