martes, 8 de julio de 2008

ESE BESO QUE PRETENDIA DARTE Y NUNCA TE DÍ

Era martes. Había llegado a casa después de una dura jornada de trabajo. De todas formas, sabía como desconectar de todo y pasar un par de horas despejada. Pero no podía imaginar que esa noche iba a suceder algo que iba a cambiar el curso de su vida para siempre. Se sentó delante de su ordenador. Lo encendió y buscó en favoritos su chat. Puso su nick y entró.
Como era normal a esas horas, el chat estaba animado. Sesenta personas estaban en él. Empezó a leer la lista. La mayoría de nicks los conocía. De hecho hacía un año que entraba en él. Leyó durante un par de minutos la general, para ver si pillaba de qué estaban hablando. No eran conversaciones con mucho sentido. Pero bueno, lo intentó, como siempre.
Empezaron los saludos de rigor.
- Hola, pensábamos que hoy no ibas a entrar por las horas que son -le dijo Isa-.
- Como no voy a entrar. Para no hacerlo tendría que estar enferma -respondió Patris-.
Preguntó si había alguna novedad y le respondieron que no, que como siempre. Que había entrado alguien a incordiar para no perder costumbre.
Patris le hizo un privado a Isa. Le tenía que contar que estaba preparando sus vacaciones y que aprovechando que iba a Madrid, podían hacer una quedada para conocerse personalmente. La idea le pareció bien a Isa. Tras estar unos minutos hablando de cómo les había ido el día, decidieron volver a la general. De repente una de las chicas dijo que se iba a ir a pasar unos días a Calatayud.
- Chicas vais a descansar de mí. Me voy a pasar unos días a Calatayud. Así que estaré unos días sin conectarme.
- Si vas a Calatayuddddd pregunta por la Doloresssssss, laralarala.
- Si vas a Calatayudddddd pregunta por la Doloresssss.... No recuerdo como sigue la canción.
- Deja de cantar, Patris, que estás destrozándonos los tímpanos, jajajaja -le dijo Lunita-.
- Vale, vale. Es que me ha venido enseguida la canción. Ya sabéis que no lo puedo evitar.
- Tú como siempre, tan cantarina -le contestó La Guapi-.
- Oye, Anne, por qué no me mandas una foto, para que sepa cómo eres? -dijo Demo-.
- Vale, venga te la mando -le respondió-.
- Eyyyy, a mí tambiénnnnn, también quiero tu foto. Me ha dicho un pajarito que eres muy guapa –dijo Sin-.
- Vaya, tenemos una chica nueva en la oficina, me han dicho que es.... y es divinaaaa. Jajajaja –respondió Patris-.
- Yo también quiero tu foto, Anne.
- Y yo.
- Y yo.
- Bueno, si todas se la pedís, a mí también me la puedes mandar, una más o una menos, qué más te da? -le dijo otra de las chicas-.
De repente, en la parte superior de su ordenador se abrió una ventana. Anne le estaba haciendo un privado.
- Así que tú también quieres una foto mía? –le dijo Anne a Patris-.
- Bueno, si se la vas a enviar a todas, a mí también puedes, no?
- Pero a ti no te conozco. Por qué te la iba a enviar?
- Por qué soy de fiar?
- Jajaja, de fiar? Y cómo sé que eres de fiar?
- Bueno si quieres podemos empezar a conocernos. Empezamos por las típicas preguntas.
- Vale, me parece buena idea.
Empezaron hacerse las típicas preguntas y después de casi una hora de conversación Anne le pidió el messenger a Patris. Ella dudó un instante y le dijo:
- No suelo dar mi dirección el primer día que conozco a alguien en el chat, pero no sé, tengo una buena intuición y lo haré.
- Intuición?
- Sí, claro, ya sabes, intuición femenina jajajaja.
- Claro, claro, intuición femenina.
- La verdad es que he pedido informes tuyos, y me han dicho que eres de fiar.
Le dio la dirección y le dijo que le agregara. Lo hizo y a los pocos segundos, tenía un nuevo contacto en su lista. Ya eran 87.
- Te mando la foto con una condición -le dijo Anne-.
- Qué condición? -le respondió Patris-.
- Bueno que me envíes la tuya, es lo justo, no?
- Sí es lo justo. Venga me la envías y te la envío.
Una vez intercambiadas las fotos decidieron continuar hablando en el messenger y salirse del chat. Siguieron hablando y hablando. De repente Patris dijo:
- Oye, mañana vas a entrar?
- No lo sé, pasado mañana me voy a Calatayud y tengo que madrugar y no quiero acostarme tarde.
- Bueno, entonces ya hablaremos, si quieres claro, cuando vuelvas de Calatayud.
- Patris, me das tu móvil?
- Mi móvil?
- Sí, claro tú móvil!
- Para qué quieres mí móvil?
- Para tenerlo.
- Bueno, es que yo, la verdad no le doy mi móvil a nadie... pero mi número de teléfono si te lo puedo dar.
- Jajajaj, me refería al número no al aparatooooo.
- Jajaja, ya lo sé, mujer! Te puedo preguntar algo? Por qué me pides el teléfono?
- Es que me gustaría escuchar tu voz.
- Mi voz? Por qué?
- No sé, tengo curiosidad por escucharte hablar.
- Mmm, pues hablo como todo el mundo, por la boca. Aunque la verdad es que hay quien dice que hablo hasta por los codos.
- Jajajaj, qué graciosilla eres, eh!
- Eso dicen. De todas formas, mi voz es de lo más normal. Pero la verdad no sé, es que soy tímida y me da un poco de corte.
- A mí también me dará corte, pero por favor, necesito escucharte hablar -le dijo Anne-. - Vale, pero ya verás como me cortaré

2 comentarios:

Tanais dijo...

plas plas plas!!!! muy buen comienzo! real como la vida misma jajajajajajaja

Espero tu siguiente post

Suassi dijo...

Bueno, pequeñaja creo que tú juegas con ventaja! Sabes la historia, no? jajaja.
Bueno, ahora dejaré el segundo capítulo. A ver si te sigue gustando.

Besitos