jueves, 24 de julio de 2008

Capítulo 11

Los días seguían pasando y la relación, aunque a distancia, funcionaba a las mil maravillas. Ahora ya no hablaban tanto por teléfono. Patri le dijo a Anne que se comprara unos cascos con micrófono para así poder hablar por el messenger. Y Anne se los compró. Prácticamente se pasaban toda la noche hablando por ahí.
- Esta tarde he entrado en el chat.
- Había mucha gente?
- Sí, más de la que me esperaba. Me he sorprendido.
- Alguna novedad?
- No ninguna, pero me lo he pasado bien. Me he reído mucho.
- Ah sí?
- Sí, sí. Es que ha entrado Demo con otro nick para gastarle una broma a La Guapi. Y tú ya sabes cómo es La Guapi no?
- Sí, ya sé cómo es. Tremenda!
- Sí, ha empezado a hacernos privados a todas, diciendo que había ligado. Y a todo eso, Demo en el messenger descojonándose de risa y diciéndome “les está haciendo un privado a todas, está emocionada”.
- Y lo estaba?
- Sí, sí. Porque anda que la Demo no lo hizo bien.
- No sé. A mí creo que no me hubiera engañado. La hubiera reconocido enseguida. Hay expresiones que no engañan.
- Patri, estoy segura que si entrara en el chat con otro nick, tú no me reconocerías.
- Jajaja, seguro que sí, cielo.
- Qué va, seguro que no me reconocerías.
- Qué te apuestas!
- Un beso?
- Jajaja, eso ha sido un golpe bajo, cielo.
- Te has enfadado?
- No, qué va! Vale un beso, pero con una condición. Si ganas tú, voy a dártelo a Zaragoza, pero si pierdes tú, vienes a dármelo a mi casa.
- Bueno, ya sabes lo que pasará. Que ganaré yo y tendrás que venir a Zaraguay!.
- Jajaja, creo que te equivocas. Vas a conocer una nueva ciudad en la costa mediterránea.
- No, no, no. Vas a venir tú y te llevaré a ver la Pilarica!
- Si ya la he visto. Pero bueno, si hay que ir se va, porque ir para nada es tontería.
- Jajaja, eso, eso, ven, ven.
- Bueno, entonces aceptas la apuesta?
- Sí, la acepto.
- Vale, entonces cuando lo hacemos?
- Esta noche. Ya verás cómo no me descubres.
- Ya lo veremos!
- No me vas a descubrir y chica tú vas a pagar.
- Jajaja, no creo que pague yo, lo harás tú.
Por la noche, Patris entró en el chat. Anne no estaba. Patris pensó en la apuesta e intuyó que Anne estaba en el chat pero con otro nick. Así que esperó a que se delatase.
Anne estaba en el chat y sonrió cuando vio que Patris había entrado. Estaba decidida a ganar la apuesta. Así que tramó su plan. Sabía que Patris era lista y que esperaría a que le hiciera un privado, así que no se lo hizo.
Patris tuvo una idea. Cogió el portátil y se conecto. Entró en el chat con otro nick. Estaba decidida a ganar la apuesta y sabía que su estrategia era la idónea. Anne no sospecharía nada. No se imaginaría de que utilizaría otro ordenador para conectarse en el chat y así estar en él con su nick de siempre y con el nuevo que había elegido: Andrea.
Anne esperaba a que Patris diera el primer paso. Pero Patris seguía hablando en la general. Pensó que tal vez esperaba que entrara. Así que siguió escondida a ver qué hacia Patris.
Patris siguió con su plan y a la media hora de estar con los dos nicks decidió provocar a Anne. Sabía perfectamente que Cenicienta era Anne. Así que sería fácil provocarla para que se descubriera poco a poco.
Patris le hizo un privado a Anne.
- Eres la del cuento o tienes mucho cuento?
- Tu que crees?
- Jejeje. Me lo dices tú?
- Anda ya!
- A ver, eres tío o tía?
- Tu que crees?
- Eres tío, fijo. A ninguna tía se le ocurriría ponerse de nick Cenicienta.
- Ah no?
- No, suena a cuento!
- A cuento?
- Sí, a cuento. Tú que buscas aquí. Sexo?
- Jajaja, sexo? Nooooo.
- Sí, seguro que eres un tío que se mete en los chats de lesbianas para hacerse pajillas.
- Oye, tú de qué vas?
- Te he descubierto eh!
- Vete a la mierda.
Anne estaba mosqueándose, así que decidió cerrar el privado. Entonces vio que en la general, Patris seguía hablando con Besi y con la Guapi. No podía decirle nada, porque si lo hacía se descubriría. Así que decidió seguir leyendo en la general. De repente vio que Andrea llenaba la general diciendo que “Cenicienta es un tío, Cenicienta es un tío”. Anne empezaba a mosquearse de verdad. Sobretodo cuando Andrea puso que le había pedido sexo cibernético.
Patris decidió hacer lo que siempre hacía cuando entraba gente a incordiar en el chat. Le dijo a Andrea:
- Oye este es un chat tranquilo, así que por favor, deja de incordiar a la gente. Si alguien te hace un privado y no quieres contestar, lo cierras y ya está. Pero no incordies en la general.
Anne decidió escribir en la general, para darle a Patris las gracias.
- Gracias por defenderme.
- No se merecen -le contestó-.
- Oye te importa si hablamos en privado?
Anne pensó que el momento había llegado. Iba a estar un ratito hablando con Patris en el privado y cuando estuviera convencida de que no la había reconocido, entonces decirle que había ganado la apuesta.
- Vale, pero estoy esperando que entre mi chica -le dijo Patris-.
Mientras le contestaba eso, en el portátil, Patris con el nick de Andrea seguía metiéndose con las chicas del chat. Era la única forma de no levantar sospechas en Anne. Anne seguía confiada. Pensaba que Patris no se había dado cuenta de quien era. Empezaron hablar en el privado.
- Así que estás esperando a tu chica?
- Sí. En cualquier momento entrará.
- Y hace mucho que es tu chica?
- Mira prefiero no hablar de esas cosas.
- Y entonces de qué quieres que hablemos? – le dijo Anne-.
- De cualquier tema menos de sexo.
- Vaya una tía pudorosa.
- No, cabal.
Estuvieron media hora hablando. Anne iba a decirle a Patris que la había engañado. De repente. Andrea le hizo un privado a Anne.
- Oye, sigues ahí?
- Qué coño quieres tío?
- De verdad quieres que te lo diga -le contestó Andrea-.
- Sí.
- Que te vengas a mi casa.
- De qué vas?
- Que te digo que te tienes que venir a mi casa.
- Estás mal de la perolaaa, jajaja.
- No estoy mal de la perola. Tú vas a venir a mi casa. Y me vas a besar.
- Ni en sueños, tío!!!
- No soy tío. Soy Patris y acabas de perder la apuesta. Así que te toca venir a descubrir un lugar precioso.
- No me jodas! Eres Patris?
- Sí, cielo. Lo soy.
Anne al leer la palabra cielo, supo que sí que lo era. Empezó a decirle a Patris que eso no valía. Que no valía de la forma que lo había hecho. Entrando con dos ordenadores en el chat. Patris le dijo que en la puesta no habían puesto condiciones y que lo único que habían dicho que la apuesta era si una era capaz de engañar a la otra. Y eso era lo que había conseguido ella. Anne remugó. Dijo que no valía y que no iba a pagar la apuesta. Patris le dijo que no era justo. Que ella había ganado la apuesta y que tenía que pagar. Así que tenía que ir a su casa a besarla.
- No, eso no vale!
- Sí que vale. Entraba dentro del juego.
- Te he dicho que no. Que no!!!
- Jajaja, te has enfadado porque has perdido, eh!
- No, no me he enfadado.
- Bueno, vas a pagar tu apuesta o qué?
- Jajaja. De eso se trata eh, de que vaya a pagar la apuesta.
- Claro, es lo que hay.
- No, no creo que lo haga.
- Sabes cielo, sabía que la iba a ganar yo. Que te iba a descubrir. Y así ha sido, así que tú vas a pagar, tú vas a pagarrrrr!!!!!
- Jajaja, nooooooooooooo.
- Jajaja, sí, sí, tú vas a pagar!
- Nooooooooooo.

1 comentario:

Tanais dijo...

Me he leido todas los capitulos que tenía sin leer! ay! que historia! deberias publicarlo niña! esta muy bien escrito. Muchisimos besos guapisima!!!