jueves, 20 de noviembre de 2008

Lágrimas en el corazón y qué injusta es la vida

Lagrimas en el corazón, en el alma, que resbalan por mi mejilla aunque intento disimular, intento que no afloren al exterior. Tengo que mantenerme fuerte, lo sé. Pero me duele, me duele verlos llorar. A ella y a él, pero sobre todo a él.
Primer golpe. La semana pasada se murió la abuela de "mi amor". Sabía que había pasado algo, no era normal que el lunes no nos viésemos, ni que no tuviera el coche bajo de casa, que las persianas estuvieran de la misma forma que se las dejó el sábado cuando se fue a Madrid. Y sobre todo que al mandarle el sms no me respondiera. El martes tampoco la vi y al no verla algo me dijo que había pasado algo. El miércoles me lo confirmaron, su abuela se había muerto. Le envié un sms diciéndole que lo sentía, dándole ánimos. Me dolía no poder estar ahí a su lado en esos duros momentos para ella. Ella regresó de Madrid el viernes, a 150 km de Valencia me llamó, estuvimos hablando un ratito y nos despedimos. El sábado cuando nos vimos la abracé y se me rompió el alma cuando de sus ojos brotaron unas lágrimas que ella intentaba reprimir.
Segundo golpe, mucho más doloroso y cruel. El martes volvió a ensombrecerse el día. Me levané a las 9, como siempre. Dos horas después me llamaron al móvil. La mujer de un gran amigo había muerto. Lo llamé, tenía el móvil desconectado. Llamé a otro amigo que sabía que estaba con él. Me lo confirmó y me dijo que en un par de horas estarían en el tanatorio. Pasado ese tiempo fui allí. Nos abrazamos, contuve las lágrimas, tenía que ser fuerte. Él lo era o lo quería ser. Pero las lágrimas empezaron a correr por sus mejillas y a mí se me partía el alma. Respiraba profundamente y me faltaba al mismo tiempo el aire. Las palabras... qué difíciles de pronunciar, pero mis ojos, mi mirada hablaban por mí. Él seguía abrazado y preguntándose qué había hecho mal. Por qué le castigaba la vida de esa forma. Y es que se te muera tú mujer con 30 años es duro, pero lo es más cuando tienes dos hijas pequeñas, una de 18 meses y otra de 7 años.
Él había vuelto a ser feliz. Había rehecho su vida. Había vuelto a encontrar el amor después de muchos años. Ella joven y muy enamorada al igual que él. Fruto de ese amor, dos niñas hermosas, a las que su madre no podrá ver crecer.
Y me repetia una y otra vez, qué hecho mal en esta vida para que me pague así? Es injusta la vida.
Por la tarde estuve a su lado, preocupándome de que estuviera "bien". No había comido. Le decía que tenía que comer pero no tenía hambre. Lo convencí para que se tomara por lo menos un café con leche.
Las horas se hicieron eternas. La gente iba pasando, dándole el pésame. Él aguantaba el tipo a duras penas. Intentaba ocultar las lágrimas pero no podía. Y cada lágrima derramada era como un pinchazo en mi corazón. Me buscaba con la mirada. Lo buscaba con la mirada. Nos volvíamos abrazar. Me recordaba instantes felices y también los dolorosos, los últimos 42 días en la que ella estaba postrada en su cama pero en la que por lo menos podía ver a las niñas corretear junto a su cama.
Y qué duro que te diga que la mayor cada dia le preguntaba "mami se pondrá bien" y él haciendo de tripas corazón le decía que sí.
Esta mañana ha sido la misa y esta tarde le han hecho la ceremonia por el ritual heterodoxo. Después hemos hablado. Me agradecía constantemente que hubiera estado a su lado. Pero cómo no lo iba a estar, y además no había hecho nada, simplemente esta ahí. Y es duro que después te diga que daría lo que fuera por haber sido él en vez de ella.
Me duele, me duele, me duele.
Es duro, muy duro. Pero seguiré estando ahí, a su lado, apoyándolo, animándolo.
La vida es injusta, muy injusta...

16 comentarios:

lagrima azul dijo...

Lo siento.

Lun@ dijo...

Lo siento mi Teta, ojalá pudieras sentir el abrazo que te daría ahora.
Una caricia para el corazón.
Lun@

Canby dijo...

Lo siento mucho y yo creo q esa ayud q le estas proporcionando ahora aunq no creas q sirva,claro q lo hace.En esos momentos duros necesitamos el apoyo de los q mas queremos.
Un besazo enorme

Tanais dijo...

Lo siento infinito. La vida en muchas ocasiones no es justa. Te mando un abrazo enorme.

Suassi dijo...

Gracias por los ánimos


Besets

pequeño desastre dijo...

Lo siento mucho y aunque no lo parezca ese cariño que le estás dando le está haciendo mucho bien.

Muchos besos y ánimo

lylo dijo...

Lo siento muchisimo Suass!Muchos ánimos. Se que debe ser muy duro. Si necestias cualquier cosa sabes que estoy para lo que quieras.

Besitos solet!

M dijo...

La vida no es justa, cosas así no deberían pasar. Lo siento muchisimo Suassi.

Un abrazo muy fuerte

helen dijo...

me quedo muda...

Suassi dijo...

Gracias a todas por vuestros ánimos.

Besitos

el_deseo dijo...

joder...tia k mal..lo siento muho..un besooo mu grande animo

copo dijo...

vaya... he dado con esto de casualidad y que triste me he quedado... siento que se rompa una familia, que se trunque un proyecto en comun.... pero la vida sigue.... y animo para los que lo pasan mal!!!, mis sentimientos quedan aqui!!!

copo dijo...

me gustaria contactar via e-mail con sussi, quiero hablarle de su novela.... como puedo comunicarme con ella, tengo la necesidad de hacerlo.. gracias

copo@mixmail.com

Suassi dijo...

No es sussi es suassi, jajaja.

Mi dirección de correo es patricalbis2@hotmail.com

Besets

Suassi dijo...

ERROOOOOOOOOOORRRRRRRRRRRR

Joer, eso de no leer lo que escribo

mi correo es patricialbis2@hotmail.com

Copo, si quieres contactar conmigo esa es mi dire

A ver voy a releerlo, que esté bien. Siiiiiiii, ahora sí que está bien

Besets

Saritisima dijo...

Tienes mucha razon: la vida es extremadamente injusta y ademas cuando se ceba con alguien lo hace d forma tremendamente inhumana, como esta narras. Por experiencia se q esa compañia q le has brindado te la agradecera d por vida. Es triste, pero en tu dolor radica tu grandeza como persona. En estos casos nadie puede hacer mas d lo q tu has hecho: sufrir con el y acompañarle... q es todo!!. Siento q este tenga q ser mi primer commentario, pero asi es la vida
un besote