sábado, 1 de noviembre de 2008

Capítulo 3 (II)

Después de estar un rato hablando por teléfono. Tatau se sentó delante del ordenador y entró en el chat. Tenía mucha curiosidad por saber si Patri estaba allí. Y si esa noche iba a entrar. Le había dicho la noche anterior que sí que lo haría. Pero no lo sabía cierto.
Lo primero que hizo al entrar en el chat fue ver quienes estaban conectadas. Las de siempre. Patri no estaba. Así que como de costumbre, saludó en la general y leyó lo que ponían las chicas en ella.
Media hora más tarde, entró Patri. Vio como todas la saludaban y ella una a una iba haciendo lo mismo. Y al mismo tiempo, apareció arriba en la parte derecha un privado. Sí, era de ella.
La saludó y empezaron hablar. Patri fue muy cautelosa con todo lo que dijo. No quería meter la pata y tirarlo todo por la borda. Quería saber quién era y lo iba a averiguar.
Esa noche, habló durante mucho rato con Patri. Normalmente siempre estaba un par de horas en el chat. Pero esa noche fue diferente. Eran las cuatro y media de la madrugada y aún estaban hablando. Estaba a gusto y entretenida. Se le había pasado el tiempo volando. ¡No se había dado cuenta!
Se despidieron y cuando se iba a ir. De nuevo le abrió un privado.
- Perdona, se me ha olvidado preguntarte algo.
- Sí dime.
- Tienes messenger.
- Sí que tengo. Por qué.
- Me lo podrías dar, así podríamos hablar.
- Pero ya hablamos por aquí.
- Sí pero a veces no entro, porque me pongo hacer cosas y si entro en el chat no las puedo hacer. Lo decía porque el messenger sí que lo tengo abierto siempre que estoy en casa y me conecto.
- Y qué cosas haces.
- Bueno, escribir. Escribo poesías. Me gusta.
- Lo sé. Me he dado cuenta. Ya lo vi ayer.
- Sí, toda la pantalla azul, ¡eh¡
- Sí, toda la pantalla azul y todo el mundo callado.
- Claro es que les pago para que nadie hable mientras las pongo.
- ¿Les pagas?
- Jajaja, qué va! Pero les gusta que ponga mis poesías y la verdad es que nadie habla hasta que no termino de ponerlas.
- Sí, eso ya lo vi ayer. Además así es más fácil leerlas.
- Pues sí, porque si empiezan ha escribir es más complicado seguir el hilillo.
- Claro, es verdad.
- Bueno, que creo que nos hemos desviado de la cuestión. Entonces ¿te parece buena idea darme el messenger?
- No sé, la verdad.
- Cómo que no sabes, pero si es como hablar en el chat pero sin estar en él.
Tatau dudaba en dárselo, estuvo pensándoselo un ratito y al final accedió.
- Vale te lo doy.
Se intercambiaron las direcciones y Patri la agregó. Era la primera persona a la que Tatau tenía en el messenger. Sin embargo Patri ya tenía a cien contactos en él. Y Tatau iba a ser el ciento uno.

8 comentarios:

Tanais dijo...

Me gusta me gusta pero tengo ganas de saber mas, que pasara?????

Lun@ dijo...

Jaja!!!!!!!
creo que el número de contactos del messenger, es un dato importante en la trama...mmmmm ¿? me rascaré un ratillo la "testa" haber que saco (ea y sin pensar en caspa, que no tengo...jajaj)

Besets Teta

lylo dijo...

TAtau se hace la dura eh? jejee, pero PAtri incansable y muy paciente...

Besitos

Anubis dijo...

Le ha añadido al messenger? Menudo problemilla, sobretodo si Patri no se sabe despedir y se pasa diez minutos abriendo la ventana y diciendo chao...

pequeño desastre dijo...

Yo también tengo ganas de saber qué pasará... así que no tardes mucho en seguir, vale? =p

Besicos ^^

JD dijo...

eeee q cortito ha sidooo

tortuguita dijo...

Jo, niña, que bien, toda la semana esperando, y por fion me pongo al dia con la novela!!!!!!

Tanais, si está basado en hechos reales, tú ya sabes cómo sigue, no????perra, cuenta!!!!!!!!!!!jajajaja, que no, que no es plan de chafarnos la historia, si ya...

En fin, que niña, escribe escribe!!!!!!!!!!!!!!!!Un beso!!!

Canby dijo...

Esperando el siguiente...