sábado, 14 de junio de 2008

Mi primer cumpleaños

Mi primer cumpleaños. No, no alucinéis, no soy una "niña prodigio" que ha abierto un blog con un año de vida. No, no es eso. Es el primer cumpleaños que celebro con ella. Y eso me ha llenado de felicidad. Es mi primer cumpleaños que ha estado conmigo, es decir, en la fiesta. Y este primer cumpleaños siempre lo recordaré.
Ahora deseo que llegue el suyo. Le tengo preparada una sorpresa que ni se imagina. Sé que le gustará. Me dirá que estoy loca, pero pensad, quien no ha cometido la más ligera locura por amor? Yo muchas veces, y esta el 25 de septiembre, será de órdago. Sólo deseo que llegue el día para verle la cara de sorprendida que pondrá. Esa expresión que guardaré en mí para siempre. Porque será irrepetible, porque será única -me refiero a que nunca más volverá a ser ni la misma hora, ni el mismo día.
Y ese será también mi primer cumpleaños de ella. Ese que aguardo con impaciencia.
Mi primer cumpleaños, éste sí que lo recordaré y no será gracias a unas fotografías. No será gracias a cosas que me cuenten que he vivido.
Mi primer cumpleaños.
Por cierto, he pedido un deseo, y espero que se cumpla. Eso es lo que se suele hacer no? Pues ya sería hora de que después de tanto años pidiendo uno, éste se cumpliera. He pedido..... vaya lo siento, si se dice porque sino no se cumple.
Gracias, por estar ahí y seguir chutándome felicidad.

P.D.: Ha venido también mi fisio, que también me ha hecho mucha ilusión y encima ha dado juego.
P.D.2: Tanais, gracia por ser la primera en felicitarme, esa felicitación ha sido una de las más importantes que he recibido. Y gracias por regalarme tu amistad. Ya queda menos para el estreno. Uff, ya está ahí.

2 comentarios:

el_deseo dijo...

que guay que lo pasaras bien:) me alegro mucho,y me dejas intrigada con su sorpresa jejeje besos

Suassi dijo...

Gracias, sí, me lo pasé muy bien.

Bueno, la sorpresa, cuando llegue su cumpleaños (25 de septiembre)si quieres te la cuento. Uff, queda mucho, no?

Bueno, imaginate, que te recogen en casa, te vendan los ojos y te llevan a un sitio. Te ayudan a bajar del coche, y cuando estás justo delante de la sorpresa, te quitan la venda de los ojos y puedes verla (la sorpresa).
Es algo que te gustaba hacer desde pequeña, pero que al pasar el tiempo y al ir creciendo ya no lo has vuelto a hacer. Es algo ligado con la naturaleza y el mundo animal. Y ni se imagina, por un momento que ese sea mi regalo. Ver el gesto de su cara (se entiende de que será de alegría, felicidad, yo qué se, pero en plan positivo!), será para mí la mejor gratitud que tenga.

Ya te daré más destalles más adelante.

Ahora le tengo preparada otra sorpresa, para el viernes, que estrenamos la obra, pero me han dicho que no se la de. Había pensado enviarle los tres días de la función un ramo de flores (las que le gustan claro), con una simple nota que dijera: felicidades.
Y el último día, ponerle: felicidades. F.
Ah, eso aparte del dvd que estoy haciéndole con fotos suyas y con trozos de las poesías que le he escrito.
Me va a matar!!!!!!
No sé, pero es lo que me apetece hacer!!!!