domingo, 14 de septiembre de 2008

Decepción

Decepción, esa es la palabra. Sí esperaba que llegara esta noche y la cena que había organizado. Iba a ver a "mi amor". Y si tenía la posibilidad de estar cinco minutos a solas con ella... Pero ha sido una noche decepcionante en ese sentido. Me explico. He estado trabajando hasta las 23.30 horas. A eso de las 22.40 he recibido un sms de "mi amor" diciéndome que no sabía a qué hora iba a llegar a la cena. Que se retrasaba. Le he contestado que no pasaba nada, que yo aún estaba trabajando. Entonces me ha dicho que su hermana y su cuñado no iban. He terminado de currar sobre las 23.20 y me he dicho al restaurante donde había organizado la cena. Allí estaban todos, esperándome. Así que como ya hacía casi tres cuartos de hora que había recibido el sms, me he decidido a llamarla para preguntarle si tardaba o no. Me ha dicho que le había surgido un problema, que ya me explicaría y que a cenar que no llegaba, pero que intentaría hacerlo al café. Hemos cenado, sean tomado el café y cuando salíamos del restaurante iba enviarle un sms para decirle donde nos íbamos a tomar una copa. En ese instante he recibido un sms suyo. Lo he leído y de mi cara se ha borrado la sonrisa. Me pedía disculpas, que era muy tarde y que al final no venía, que mañana a las 9 de la mañana hacía la inmersión (ya sabéis el cursillo de submarinismo) y que se iba a la cama. Que me debe una cena. Le he contestado que no pasaba nada, le he deseado buenas noches y buena inmersión. Así que os podéis imaginar mi decepción. Decepcionada por no haberla visto, decepcionada porque no viniera a la cena, decepcionada por que no viniera a tomarse una copa, decepcionada, decepcionada...
Joer, qué mala suerte que tengo. Siempre que planeo algo en el que ella está implicada, surge algún inconveniente. Sé que las cosas vienen así, pero joer ya es mala pata. Esta semana que habíamos vuelto a hablar... que había vuelto a estar más "natural" conmigo. Que... Bueno pues eso, que se me ha quedado cara de tonta.
Ayyyy señor! Habrá que seguir esperando otra oportunidad. A ver cuando quiere que cenemos. En el sms le he dicho que esperaba que la cena fuera antes de final de año. A ver si hay suerte, porque a este paso... no se yo.
Así que me marcho a la cama decepcionada, aunque con la esperanza de que las cosas no se tuerzan la próxima vez que planee algo. Ya veremos, la esperanza es lo último que se pierde!

3 comentarios:

M dijo...

Dos noches de emociones fuertes son demasiado para el cuerpo... No desesperes pronto os topareis en el lugar adecuado y en el momento adecuado y por fín podrás aclarar tus dudas.

Ánimos guapisima

Suassi dijo...

Sí, dos noches de emociones fuertes, y eso que no pasó nada!!!! Anda que si llega a pasar... (jajaja).

No, no me voy a desesperar, para qué? No vale la pena. Y como siempre digo, lo que tenga que ser será. (Espero que esta vez el destino por fin se alie conmig y tenga una "miaja" de suerte, me la merezco o eso creo.

Tanais dijo...

Jo suassi, lo siento infinito, imagino q tuviste q disgustarte un monton, venga animate que pronto tendras otra oportunidad