martes, 27 de enero de 2009

Capítulo 11

Patris no se podía creer que fuera tan feliz. Y eso que no podía estar con Tatau todo el tiempo que a ella le gustaría. Sabía que eso era imposible, por lo menos en esos momentos. Tatau le pedía tiempo. Tiempo para poder tener valor para dejar a su novia. Ella le había dicho que tenía tiempo, que esperaría el tiempo que hiciera falta.
Ya hacía tres meses que mantenían su amor en secreto. Se podían ver a escondidas tres días a la semana. El resto no, Tatau lo pasaba con su novia. Así que ya estaba acostumbrada.
Un día Patris se sorprendió al recibir una llamada telefónica de Tatau. Eran las tres de la madrugada y además ella estaba llorando.
- Hola.
- Hola...
- Tatau qué te pasa? Estás llorando?
- Sí, estoy llorando. Necesitaba hablar contigo.
- Qué te ha pasado, cielo?
- Me ha pegado.
- Cómo?
- Que me ha pegado!
- Cómo que te ha pegado? Tatau me quieres decir que ella te pega?
- Sí, sí –a Tatau le costaba contestar, estaba llorando-.
- Joder, no me digas eso! Y por qué te ha puesto la mano encima?
- Hemos discutido y entonces me ha pegado.
- Dónde estás?
- En casa de mis padres, me he venido a dormir a mi casa.
- Pero qué te ha hecho?
- Me ha dado una hostia!
- Tatau, déjala! No puedes estar con alguien que te levanta la mano.
- Ya, ya lo sé.
- Es la primera vez que te pega?
- Patris no quiero hablar de eso.
- Cómo que no quieres hablar de eso? Joer, es o no la primera vez que te pone la mano encima?
- No, no es la primera vez.
- Qué no es la primera vez? Qué me quieres decir, que más veces te ha pegado?
- Sí.
- Joer, Tatau. Pues déjala ya! No puedes estar con ella!!! Prométeme que la dejarás. Que nunca más te pondrá la mano en cima. No se lo permitas. Nadie que te quiere te puede pegar. Nadie que quiere a alguien le puede hacer daño. Y mucho menos de esa forma.
Tatau no decía nada. Escuchaba a Patris. Le decía que no podía permitir que le pegara. Que la tenía que dejar.
- A la próxima que lo hago te prometo que la dejo.
- Cómo que a la próxima que lo haga? No me jodas Tatau. No tienes que dejar que haya una próxima ocasión. La tienes que dejar y ya.
- Por favor, no me presiones, a la próxima lo haré.
- No te presiono intento ser coherente, Tatau.
- Te lo prometo, la próxima vez, la dejo.
- No sé, Tatau. No quiero que haya próxima vez. Por favor, no puede haber la más mínima oportunidad que haya próxima vez.
- En serio, te lo prometo la próxima vez que lo haga, la dejo.
- Esta bien, como quieres. Pero prométeme que no le vas a permitir más que te levante la mano. Júrame que la dejarás.
- Te lo prometo.

6 comentarios:

Tanais dijo...

:( menuda hija de ....

Saritisima dijo...

No termino d entender eso d mantener su amor en secreto cuando la relacion d Tatau esta como esta... y para muestra este boton. Esperaremos momentos mas felices!. Un besote

copo dijo...

pues vaya giro mas triste... que la deje, que la deje pero ya!!!
Niña eres un crack!!!, pero ansio felicidad así que tu veras!!
Besetes

Canby dijo...

No puedo entender como hay personas q pueden dejar q las traten asi,q habra en sus cabezas para q esperen a la proxima vez?y a la siguiente y a la siguiente...

veratz dijo...

la verdad que triste estar atada a un amor falso como esos, que no valen la pena en gastar tiempo con eso... bueno espero seguirte leyendo...

True_or_False dijo...

o_0 k fort

TRUE ][... [